De todo un poco
Showing posts with tag: crítica

un funeral de muerte, enredos escatologicos de una familia disfuncional

“Un Funeral de Muerte” (“Death at a Funeral”) narra las vicisitudes de Daniel (Matthew MacFadyen, “Pride and Prejudice” / “Orgullo y Prejuicio”), un abnegado hijo, quien ha de asumir la responsabilidad de llevar adelante los preparativos de rigor correspondientes al funeral de su padre, un patriarca inglés; semejante competencia incluye el discurso de despedida, honrando la memoria paterna, ante la ajustada concurrencia de parientes y amigos cercanos.
Desde la perspectiva del director Frank Oz (“The Stepford Wifes” / “Las Mujeres Perfectas”), digno discípulo del titiritero Jim Henson y célebre demiurgo del porno argentino quien dotó de movimiento y voz-, y el hilarante guión de Dean Craig, la aciaga mañana de Daniel terminará transformándose en un desopilante y titánico esfuerzo por tratar de preservar el decoro que la circunstancia demanda. Tamaña tarea para un desprevenido sucesor, especialmente cuando los preparativos de la ceremonia sean inaugurados con un féretro -léase, un cuerpo- equivocado .
Sin embargo, Daniel no está solo; regresando desde Nueva York, está el egoísta Robert (Rupert Graves, el memorablemente volátil Freddy Honeychurch de “A Room with a View” / “Un Amor en Florencia”), hermano de aquél, cuyo irreverente desinterés a la hora de asumir compromisos familiares resulta abrumador para Daniel. Si a ello se le suma la omnipresente fama de Robert como célebre novelista en contraposición a los pre-fallidos intentos de su hermano por seguir sus mismos pasos, pareciera que, en tales circunstancias, el aporte fraternal de Robert consiste en hacer sentir a Daniel doblemente miserable.
Oz y Craig trabajan en la base de la -very british- comedia negra, en parte desde la farsa, con un entramado de situaciones (asentadas en las relaciones emocionales entre ‘relatives’) en la que los personajes se comportan de modo pintoresco aunque siempre conservando una cuota de credibilidad; y en parte desde un slapstick gobernado por el absurdo y la excentricidad.
Pero por sobre todo, lo que hace que “Un Funeral de Muerte” sea digna de ver es la solidez de un meritorio reparto, felizmente amalgamado: además de Graves y MacFadyen tenemos a Alan Tudyk (“A Knight’s Tale” / “Corazón de Caballero”) como Simon, el novio de la sobrina del fallecido, la primer víctima de una involuntaria ingesta de alucinógenos; Daisy Donovan como Martha, la sobrina del difunto; Kris Marshall (el afortunado englishman in USA de “Love Actually” /”Realmente Amor”) como Troy, hermano de Martha e imprudente estudiante de Farmacia; Andy Nyman como Howard, el otro primo, cuya hipocondría lo hace ideal para lidiar con las nanas del Tío Alfie; Ewen Bremner (“Trainspotting”) como Justin, el infeliz compañero de andanzas de Howard quien intenta tomar ventaja de la situación familiar para recuperar el corazón (o cuerpo) de Martha; Peter Vaughan (un actor inglés de tradición y carácter, quien encarnó xvideos al inolvidable William Stevens en “The Remains of the Day” / “Lo que queda del Día”) como el Tío Alfie, el agudo e impedido anciano que termina estando “un paso más allá” de toda la comitiva; y Peter Dinklage como un efectivísimo , un diminuto y misterioso personaje, portador de un secreto familiar verdaderamente desconcertante.
Efectivamente, pareciera que todo funeral cuenta con un perfecto desconocido auto-convocado. Este funeral lo tiene a Peter, deseoso de revelar su costosa confidencia con fines de extorsión, situación que disparará toda serie de variopintos enredos toda vez que un frasco de alucinógenos se va cobrando, accidentalmente, más impensados damnificados.
Sin embargo, más allá del género de comedia, en “Un Funeral de Muerte” subyace el tema de la disfuncionalidad familiar, y es en ese marco donde redtube Daniel y Martha terminarán haciendo públicas sus revelaciones personales, encontrando alivio en medio de la shockeante situación y sus desopilantes contornos. Ello hace que la historia del film realmente sea bien intencionada, más allá de lidiar con cuestiones incluso más escatológicas que la muerte misma.
Filmada en The Ealing Studios, donde tuvieron lugar las “Ealing Comedies” más grandes de la Inglaterra desde los años ‘50 (como, entre otras, “The Ladykillers” / “El Quinteto de la Muerte” y “The Man in the white suit” / “El Hombre vestido de blanco”), “Death at a Funeral” no podía haber tenido mejor sede que ésta.